¿Estás pensando en alquilar o vender tu vivienda? ¿No sabes si deberías ponerla en venta o alquilarla? En este artículo queremos darte algunos consejos sobre las ventajas e inconvenientes de alquilar una propiedad, de esta forma, podrás sopesar las dos alternativas y ver qué es lo que más te conviene.

En un primer lugar, todo depende de la prisa que tengas. Si estás en un momento complicado en el que no sabes cómo “deshacerte” de tu vivienda ya que necesitas mudarte rápidamente, posiblemente la mejor opción sea alquilar la vivienda. En el caso de que quieras venderla siempre estás a tiempo y de esta forma le das una “utilidad” a tu inmueble, es decir,  la propiedad no se queda vacía por lo que no se deteriora. Además, seguirás sacando beneficio ya que sigue siendo tu patrimonio; ganarás mensualmente un dinero que podrás rentabilizar. De hecho, si eres de esas personas a las que no les gusta el papeleo, el alquiler es quizá la alternativa más cómoda que hay, ya que el contrato de alquiler no exige de mucho papeleo.

Sin embargo, alquilar también tiene su lado menos favorable, es la otra cara de la moneda. Por ejemplo, el contrato tiene una fecha establecida, y hasta que no se cumpla esa fecha, no podrás echar a los inquilinos. Además, vas a tener que cubrir ciertas reparaciones necesarias para el buen acondicionamiento de la casa: las posibles derramas, o reformas del edificio o gastos comunitarios las debe de asumir el propietario de la vivienda. Otra cosa a tener en cuenta si decides alquilar, es la contratación de un seguro de hogar en caso de que te encuentres (en el peor de los casos) con inquilinos morosos. En ese caso, el seguro cubre desde las mensualidades no pagadas hasta la gestión del abogado y/o procurador. Será de vital importancia tener cuenta a quién le estás alquilando tu vivienda, para evitarte futuros problemas y complicaciones.

Alquilar tu vivienda puede ser la solución más práctica y ventajosa

EL alquiler suele ser una solución muy ventajosa.

Cada vez son más las familias que viven de alquiler en España. Es un estilo de vida muy dado en Estados Unidos y sin embargo aunque a nosotros nos cueste, cada vez somos más los que decidimos alquilar.

Eso sí, si decidimos poner en alquiler nuestra vivienda y sacarle el máximo partido, hay que presentarla lo mejor posible. Intentar remodelar un poco la vivienda: pintando las paredes, quitando trastos, limpiarlo… En definitiva, sacarle el máximo partido. Mucha gente busca un “prototipo” de inquilino, es decir, el inquilino más habitual. Según esa información, se puede sacar todavía más beneficio a la vivienda. Los colores neutros son una muy buena alternativa para no encasillar en un estilo determinado tu vivienda. Un ambiente neutro siempre facilitará el atractivo de tu hogar.

No olvides tener absolutamente claro el precio a fijar. El precio depende de muchas cosas: de la zona en la que se encuentre tu piso, en las conexiones con el transporte público, el estado del edificio… Es conveniente tener claro la duración del contrato (la duración suele ser de un año prorrogable a cinco). En el contrato podrás añadir una cláusula de indemnización en caso de abandono previo según se establece en la ley de arrendamientos urbanos. Estima una fianza, lo ideal es lo correspondiente a un mes de alquiler, es un dinero que acabarás devolviendo al finalizar el contrato y también sirve para evitar daños o desperfectos en contraposición a lo acordado.

Elige diferentes medios para dar a conocer tu vivienda

Lo ideal es acudir a una agencia y que ellos te tramiten todo lo necesario, pero si no quieres acudir a una agencia, existen muchas más posibilidades. En la actualidad existen una gran variedad de portales inmobiliarios en los que puedes anunciar el alquiler de tu vivienda, y donde podrás ofrecer información detallada sobre todos los aspectos (ventajas de tu vivienda, fotografías, detalles, características etc.). Si lo haces a través de internet, no olvides sacar el máximo partido a tu vivienda y que transmita una muy buena sensación.

Después de tener en cuenta los pros y contras del alquiler, y de considerar ciertos aspectos necesarios, ya puedes poner tu piso en alquiler.